INEDITA SENTENCIA A 3 AÑOS DE PRISIÓN PARA EL ACUSADO DE LAS MUERTES DE NICODEMO Y TERESA DE COLONIA SANTA MARIA

Así se dio a conocer hace instantes, donde la jueza a cargo sentencio a tres años de prisión de efectivo cumplimiento y la inhabilitan para conducir rodados al acusado de 55 años y oriundo de Punta Alta . 

ESTA ES LA SENTENCIA COMPLETA RESUELTA POR LA JUEZA ONGARO ,DADA A CONOCER HACE INSTANTES 

SENTENCIA NUMERO CIENTOS DIECISIETE /DOS MIL DIECINUEVE En la ciudad de Santa Rosa, capital de la provincia de La Pampa, a los dos días de julio de dos mil diecinueve, Alejandra Flavia ONGARO, Jueza de Audiencia en ejercicio de la jurisdicción unipersonal, me constituyo a efectos de dictar sentencia en Expte. Nº 12.910 caratulado: “CAPRIN, Orestes Carlos s/ Doble Homicidio culposo agravado”, seguido contra Orestes Carlos CAPRIN –argentino, titular del D.N.I. nº 13.334.441, nacido en Puerto Belgrano (Buenos Aires) el 12/08/1959, de 59 años de edad, instruido, ciclo secundario completo, visitador médico, casado, dos hijos de 28 y 32 años de edad,  hijo de Orestes  y de Gladis Mabel MARCOLLA, domiciliado en calle de la Madre Nº 530 de la ciudad de  Punta Alta (Buenos Aires).

RESULTANDO:

Que en la apertura de la Audiencia de debate oral ( art. 326 del C.P.P.), el Sr. Fiscal se refirió el siniestro vial, ocurrido el día 08 de Mayo del año 2017, con anterioridad a la hora 09:47 aproximadamente, en circunstancias en que Caprin conducía el automóvil marca CITROËN C4 LOUNGE, dominio PAH-578, por Ruta Nacional nº 35, a 72 metros hacia el norte del mojón kilométrico nº 233, en sentido de circulación Sur a Norte, conduciendo de manera imprudente y antirreglamentaria por ir a exceso de velocidad, no prestando la debida atención en el manejo ni guardando las distancias prudenciales con el vehículo que le precedía, sin restricciones de visibilidad y en condiciones ambientales y climáticas óptimas, colisionó con el extremo delantero izquierdo de su vehículo el lateral derecho del carro porta rollos  de un eje y la parte trasera de la camioneta que lo remolcaba marca FORD F-100, modelo 74, dominio UNS-773, al mando de Nicodemo Juan KLOSTER, acompañado por su esposa María Teresa STORM, produciéndole a este último vehículo un derrape y vuelco sobre banquina Este de la calzada, quedando reposada sobre su lateral izquierdo, producto de la colisión resultó el fallecimiento de Nicodemo Juan KLOSTER y María Teresa STORM. Este accionar constituye el delito de homicidio culposo (art. 84 bis, primer párrafo con el agravante de lo previsto en el segundo párrafo del mismo artículo, concretamente entiende que se da el último supuesto por la pluralidad de víctimas fatales, según la reforma de la ley 27347.

Los Sres abogados patrocinantes de las querellas manifestaron: que adhieren a los hechos relatados por Fiscalía y al igual que al encuadre legal.

Finalmente el Sr. Defensor manifestó que no contradice la calificación legal del hecho, está claro que el hecho constituye un homicidio culposo. Lo que sí sostiene es que no ha habido por parte de Caprin, una violación al deber de cuidado, que haya puesto las condiciones necesarias para que este hecho suceda, sino que contrariamente a ello, las condiciones para que este hecho suceda fueron puestas por quienes se conducían en la camioneta, por conducir en un vehículo sin cumplir con las reglamentaciones vigentes, y trasladando otro vehículo que tampoco las cumplía, entiende que ésa es la causa eficiente del siniestro. Los incumplimientos fueron la causa determinante de la extensión del daño, que se va a discutir. Solicita la absolución de Caprin por cuanto no ha existido de su parte responsabilidad en el hecho que se le imputa.

Llevada a cabo la audiencia de debate y producida la prueba, en los alegatos de cierre, el Sr. Fiscal,  alegó que con los elementos de prueba producidos quedó demostrada la teoría del caso de la Fscalía; con el informe del perito Young realizado en el lugar del hecho se determinó el punto de impacto, el ángulo de incidencia, el tipo de colisión definida por alcance, que se produce en un solo carril por donde ambos vehículos circulaban, según la definió Fuentes puede ser por detención repentina del vehículo que va adelante, cosa que en este caso no sucedió, la camioneta donde viajaban las víctimas no estaba detenida,  no se pudo precisar la velocidad, las hijas – Evangelina y Marina- dijeron que su papá era el único que manejaba y que lo hacía a una velocidad entre 70 a 80 km/h, porque  a más no se podía viajar en ese rodado, el exceso de velocidad en cambio fue desarrollado por Caprin, en ese tramo de la ruta 35, km 233/234 según la informado por Tierno, la velocidad mínima es de 40 km/h y la máxima de 110, más allá del esfuerzo del acusado como los testigos en su defensa de concepto y solvencia, que nada tienen que ver con el accidente, de que Caprin siempre viajaba a 110 km/h, en este caso quedó acreditado el exceso a partir del relato de Bernal, quien fue un testigo creíble, espontáneo, por la forma en que ofrece después su testimonio a la investigación, ya que no fue identificado en el lugar por la policía; esta persona  llega inmediatamente de ocurrido el siniestro, con Bernal se acreditan dos momentos de exceso de velocidad por parte de Caprin;  cuando es sobrepasado por el vehículo del imputado,  Bernal dijo que salió de Bahía Blanca, iba en su Kangoo, que viajaba a 130/140 km/h y puede afirmar que el vehículo del imputado lo sobrepasó, por lo que iba a más velocidad  que aquél, ya que fue posible  sobrepasarlo; luego se encuentra con el accidente; aquí está el segundo momento, y es que Bernal prestando la debida atención se topa con algo anormal en la ruta, pudo detenerse en la banquina y auxiliar a las víctimas; por otra parte, otro indicio que acredita el exceso de velocidad en que circulaba Caprin, es la pericia del vehiculo en la consecionaria de Citroen, Richieri, ratificó el informe presentado por un escaneo del vehículo del que se arrojaron muchos datos de difícil lectura, no obstante se pudieron inferir algunas conclusiones, que al dispararse los pretensores éstos están relacionados con el cinturón de seguridad y que trabajan en conjunto con el airbarg, y que son los que sostienen el cuerpo al asiento para evitar daños mayores por el airbgas, al activarse el mismo la velocidad era de 128 km/h y ése es el momento de  la colisión, si se relacionan los dos momentos entiende que el exceso de velocidad está probado, la falta de atención y cuidado por parte del acusado está probado; Bernal en la misma circunstancia viajando a 130/ km pudo parar, estacionar, poner las balizas y auxiliar; la mecánica está probada, que fue por una distracción en la conducción, por exceso de velocidad, las consecuencias son conocidas por los informes de autopsia por lo que entiende que el acusado debe responder por el delito de homicidio culposo (art. 84 bis 1º párrafo del CP) con el agravante de la pluralidad de víctima ( segundo párrafo último supuesto) , ley 27347; en cuanto a la imposición de la pena, es notoria la presencia  de las 5 hijas del matrimonio fallecido, su participación ante relatos sensibles, a pesar de que han pasado 2 años del accidente, el proceso penal no repara daños humanos ni va a  devolver la vida a Juan ni de María Teresa, se busca impartir justicia, debe valorar que en el contexto del accidente es la condición de la camioneta de las víctimas que no llevaban cinturón, con un carro que no estaba en condiciones de transitar pero esas condiciones no anulan la responsabilidad penal en el hecho porque la causa eficiente del accidente fue el accionar del imputado, Fuentes dijo que distinto hubiera sido si el accidente fuera de noche porque ahí si entrarían las cuestiones de luces, banderas, etc; sin embargo estas circunstancias ls meritúa  al momento de solicitar la pena; partiendo de la escala penal que prevé una pena de entre 3 a 6 años e inhabilitación de entre 5 a 10 años y la Fiscalía por el precedente entiende que hay similitudes con el fallo del Dr. Olié en el Legajo 70489, la finalidad de la pena de prisión en el derecho argentino es para resocializar, pero entiende que en este caso no va a tener ese fin, por eso y ante la carencia de antecedentes de Caprin, un hombre de casi 60 años, con esposa, 2 hijos, solicita la pena de 3 años de prisión de ejecución condicional, 10 años de inhabilitación para conducir y reglas de conducta previstas en el art. 27 bis incs. 1º, 2º, 3ºy 5º, haciendo hincapié en que se solicita al condenado por este tipo de delitos la realización de un curso de rehabilitación y concientización coordinado por la Fundación Estrellas Amarillas.

Los Sres abogados patrocinantes de las querellas manifestaron: que comparten las circunstancias fácticas mencionadas por el Sr. Fiscal; que Fuentes y los efectivos policiales dijeron que fue una colisión por alcance, el día del hecho las condiciones climáticas eran óptimas, no había neblina, ráfagas, la condición de la cinta asfáltica era óptima, y que el tramo en donde se produce el accidente es recto y llano completamente, es decir que Caprin en esas codiciones y respetando una velocidad hubiese visto el vehículo por delante, el tramo era recto y llano, no había nada que impidiera la visibilidad, Bernal dijo que en iguales circunstancias advirtió un objeto menor a la camioneta y al carro, vio restos en la ruta, esa teoría esta reforzada por la pericia que se le hizo al Citroen y el disparo de los pretensores que determinaron una velocidad de  128 km/h y el perito hizo la aclaración de que la velocidad pudo haber sido superior, Bernal dijo que Caprin lo pasó “como de parado”, que luego ve los vehículos siniestrados, al imputado tratando de buscar señal del teléfono, la defensa alega que si llevara luces o banda refractarias se lo hubiera divisado y Fuentes dijo que eso era intranscendente por la hora y las condiciones de la cinta asfáltica y respetando la velocidad, entendió que hay nexo causal entre la actitud desplegada, la falta de cuidado en el manejo, que no pudo evitar la colisión por alcance, no comparte el pedido de pena del MPF, merituando el art. 40 y 41 y las consecuencia dañosas para sus hijas, más allá de los 2 años del tiempo transcurrido, es manifiesto, entiende que lo que corresponde es una inhabilitación para manejar por el plazo de 10 años y una pena de 4 años de prisión de efectivo cumplimiento (art. 84 bis  2ª párrafo) por el agravante de víctimas fatales.

Por su parte la Defensa dijo que no coincide con las posturas del MPF y la querella en cuanto a la responsabilidad de Caprin ni el pedido de pena que esas partes han efectuado, solicita en cambio la absolución de su defendido porque el MPF ha ignorado las condiciones en que circulaba la camioneta no acordes a la reglamentación vigente;  el Fiscal debió merituar que ese carro estaba autorizado para circular por caminos auxiliares, es decir, cuando se subió a la ruta creo el riesgo, no se entiende que se haya  ignorado el hecho de que previo a iniciar el traslado se sabía que iban a hacer 25 km por una ruta nacional, con alto tránsito, no es necesario saber la reglamentación, es sentido común. Que Fuentes en su informe ignoró total y absolutamente las características del carro y camioneta, dijo que es lo mismo que circule con o sin luces, cuando eso esta reglamentado y es obligatorio, circular con las luces encendidas da un aviso, sin embargo se le achaca a Caprin una falta de atención; tampoco se pudo acreditar los 128 km/h, que hasta la propia Fiscalía dijo que no era exceso; Caprin dijo que pasó una loma, había trayecto recto y otra loma, ve el bulto, pero no detecta el carro que no tenía señalización, no venia a velocidad alta, sino la hubiera sobrepasado, la camioneta frena de imprevisto, intenta esquivarla por su mano, la derecha, su vía de escape, Caprin chocó el carro, no la camioneta, su via de escape fue salir hacia la derecha y asi lo hizo, ahí se encuentra el carro, no se sabe que hubiera pasado si llevaba paragolpe; el carro no podía circular en esas condiciones, no tenia cadenas de seguridad, el enganche no era el adecaudo; el conductor del vehículo antes de subir a la ruta debió haber  merituado los riesgos, y éste era un riesgo merituable que no permitía circular, el art. 39 de la ley nacional de tránsito 24449 así lo establece; por otra parte si hubieran llevado el cinturón de seguridad ambos ocupantes este resultado fatal seguramente no se hubiera producido,  porque fueron despedidos del vehículo por no llevarlos colocados y el fallecimiento se produce por el tipo de golpe recibido que pueden compatibilizarse por haber sido despedidos del vehículo; estas cuestiones hacen excluir la responsalibilidad de Caprin por este hecho, y además si se hubieran cumplido con las normas de tránsito referidas a los cinturones de seguridad y al apoya cabezas, las consecuencias no serían las actuales; es decir que Caprin se encontró con un vehículo sin luz con un carro 3 metros, sin señalización, haciendo la maniobra correcta, buscando su banquina derecha este, no pudo evitar la colisión con el carro; Young dijo que la colisión fue por alcance, es lo correcto, el ángulo de incidencia y esa hipótesis de qué hubiera pasado si ese elemento ilegal no hubiera estado, el accidente no se hubiera producido; el testimonio de Fuentes dejó más dudas que certezas, su testimonio fue subjetivo, quedó demostrado cuando dijo que no pudo determinar la velocidad, pero a preguntas de la Defensa empezó a desdecirse, obviando cuestiones básicas, el mecánico Richieri no pudo determinar la velocidad, cuando explicó el funcionamiento de los suspensores dijo que los mismos se afectan por la desaceleración y no por la colisión, no se pudo determinar la velocidad de ninguno de los 2 vehículos, el informe de la Citröen no tuvo la certeza que se buscaba; Bernal no pudo determinar su velocidad, ni el lugar del accidente, ni el cruce, las velocidades del software están invertidas y son para arreglar autos y no para hacer pericias, la velocidad, aún si se circulaba a 140 km/h no fue la causal del accidente sino la falta de señalización en la camioneta y el carro, la camioneta tenía camino alternativo, Eyheramono dijo que hay un camino paralelo a la ruta 35, que utiliza la policía y la maquinaria agrícola, la reglamentación dice que este tipo de vehículo tranquilamente podría haber circulado por allí, Kloster tenía otro vehículo, que este era para ir al campo y por eso no tenía la reglamentación; no se ha podido con certeza acreditar que haya sido Caprin el responsable penal de este evento, sino que la ilegitimidad en la que circulaba el carro y la camioneta fue el causal de este siniestro, se necesitó del auto de Caprin, pero de contar con las reglas cumplidas se hubiera evitado el mismo; se solicita por esto su absolución, la extensión del daño tiene que ver con la falta de seguridad en la camioneta; el pedido de pena del MPF no guarda razonabilidad, ni los 10 años de inhabilitación, ni el pedido de pena de la querella de 4 años de prisión, que las circunstancias de alcohol, estupefacientes, sobrepase en doble línea amarilla, como en otros casos, no se aprecia en este caso, Caprin tiene casi 60 años con familia y trabajo, amigos, ha cambiado su vida, está con tratamiento, la aplicación de la pena pretendida por parte de la querella es desporporcionada, se queda sin trabajo y no tendría el fin de resocialización; solicita la absolución y subsidiariariamente la aplicación de una pena de ejecución condicional y una inhabilitación que no sea superior a la de los mínimos legales, esto en las instancias posteriores a la presente; hace reserva de caso federal.

  CONSIDERANDO:

            A los efectos de resolver el presente caso, se plantean las siguientes cuestiones: PRIMERA: ¿Existió el hecho y fue su autor el imputado? SEGUNDA: En su caso,  qué calificación legal debe darse al mismo? TERCERA: ¿Qué sanción debe aplicarse y corresponde la imposición de costas?

En ese orden procedo a resolver las cuestiones planteadas, de la siguiente manera.

PRIMERA CUESTION:

             Efectuada la apertura de la audiencia de debate, oídos el Ministerio Público Fiscal, las Querellas  y la Defensa ( art. 326 del C.P.P.) se procedió a tomar declaración al imputado y luego a los testigos,  de acuerdo con el cronograma  suministrado por la Oficina Judicial.

El imputado Orestes Carlos CAPRIN en un primer momento manifestó su voluntad de no declarar, para luego sí hacerlo antes de escucharse los alegatos de las partes, oportunidad en que manifestó: que ese día salió de Punta Alta a las 6.30, con destino a esta ciudad  donde tenía que trabajar toda la semana, transitó por la ruta 35 que recién estaba repavimentada, no estaba terminada, a veces los paraban, el vehículo era gasolero y venía a velocidad normal, el auto de fábrica anda a 160 km/h, en alguna oportunidad como máximo lo anduvo a 130/135 km/h, pero más rápido empezaba a hacer ruido y gasta mucho combustible, que lo tiene que pagar el dicente; que cuando se acercó a la zona del accidente, km 233, bajó una lomada, ve un vehículo, se acerca normalmente, cuando analiza la posibilidad de pasarlo no lo hace por la lomada y de repente ve que se produce una desaceleración abrupta de la camioneta, intenta esquivarlo, le pega al carro, que no lo había visto, tratando de esquivarlo en la banquina, seguramente hizo efecto tijera el carro con la camioneta y se detienen en la banquina, eso fue lo que sucedió no entiende cómo Bernal dice que lo pasa a 180 km/h porque es imposible; trabaja en la empresa desde septiembre de 1991, siempre realizó esta tarea, nunca tuvo inconvenientes, la actividad en esta ciudad comenzaba a las 16, cuando llegaba a la ciudad iba al hotel, armaba el trabajo de la semana y a la tarde salía, luego de este hecho fue una pesadilla total, comenzó tratamiento psicológico, psiquiátrico, con medicación, al psiquiátrico lo continua, al tratamiento psicológico lo realizó durante un año y medio, entiende el sufrimiento de la familia, al dicente le afectó su relación con la familia, laboralmente, todo es muy complicado. Antes del cierre de la audiencia el imputado manifestó, que lamenta lo sucedido, pide a Dios desde hace 2 años que le de las fuerzas necesarias a la familia Kloster para que entienda que no fue a propósito, fue un accidente, que intentó evitarlo pero no pudo.

Las personas que comparecieran a prestar declaración testimonial, fueron las que a continuación se detallan.

Evangelina Anahí KLOSTER – .hija de las víctimas- que vivía en Santa Rosa cuando ocurrió el hecho, sus padres vivían en Colonia Santa María, desde donde iban hasta el campo que alquilaban, unos metros antes de Padre Buodo, sobre el este de la ruta. Que su padre era el único de los dos que manejaba, que estaban trasladando un carro, con rollos para darle a las vacas;  que a esa camioneta su  padre la manejaba no más de  70 km u 80 km por hora; que no sacaba  la camioneta en ruta sino estaba en condiciones como para circular. Que sabe que en el mes de marzo, su padre había llevado esta camioneta al electricista, y al mecánico, le habían hecho el motor nuevo, y la habían hecho revisar y arreglar todas las luces;  Pasini era el mecánico  y Roth el electricista.  No tiene conocimiento que su padre antes haya tenido un accidente. Su padre hacía más de 10 años tenían el campo alquilado, antes alquilaban otro campo, ellos iban dos o tres veces por semana al campo. Normalmente iban en la camioneta  F100 y tenían otra camioneta EcoSport. Leyendo los diarios sobre la noticia del accidente de su padre, vio que abajo en los comentarios que suelen hacer los lectores, un hombre contó que fue la primera persona en llegar al lugar del accidente, que los había ayudado a sus padres, que la dicente en su afán por saber la verdad de lo que pasó ese día, lo contactó vía virtual, resultando llamarse Bernardo Bernal Tapira.

Marina Soledad KLOSTER – hija de las víctimas-, que la camioneta F 100 era la herramienta de trabajo de su padre, la usaban en el campo, que ese día iban de Colonia Santa María al campo situado cerca de Padre Buodo, a darle de comer a los animales. Al campo se puede ingresar por dos lados antes de llegar a Padre Buodo a metros del puesto caminero, hay una bocacalle que entra al campo y después sino llegar al cruce de Doblas- Quehué, y doblar para Doblas e ingresar, ese es el camino más largo. Ese tramo de ruta es obligatorio, hasta Padre Buodo es obligatorio para llegar al campo. Habitualmente manejaba su padre, ya que su madre no manejaba. Que viajaban entre 60 a 70 km como máximo. Que su madre le había contado que en el mes de marzo llevaron la camioneta a arreglar a Alpachiri, en un taller de Pasini y Rott; le hicieron las luces y el motor. Que sus padres arrendaban ese inmueble hace más de 10 años, y hacían ese trayecto dos o tres veces por semana. Llevaban ese carro porque tenían que dar de comer a las vacas, los rollos y para transportar un rollo de un cuadro a otro era necesario esa herramienta. Tenían esa camioneta de trabajo y otra más.

Rubén Darío BAZ- Comisario en Gral Acha- que anoticiado del hecho, ese día concurrieron al lugar, con el comisario Arcajo, Jefe de la comisaría en ese momento, y cuando llegaron observaron sobre la vera este de la ruta una camioneta Ford F 100 volcada, un carro transportador de rollos de fardos, y un automotor Citroen C4. Este últino no estaba volcado, estaba sobre sus neumáticos, y estaba también su conductor. Luego se convocó a la enfermera de la Colonia Santa María, que le hizo una extracción de sangre y el oficial de servicio, Minaglia,  mantuvo diálogo con él, a quien manifestó que no había visto la camioneta. La víctima mujer estaba fallecida en el lugar y el hombre fue trasladado al hospital de Gral Acha. Que eran aproximadamente las diez de la mañana, era un día soleado, con buena visibilidad, no había ningún obstáculo, ni nada que se veía ahí en el lugar. Que es una zona recta, estimativamente unos 3000 metros hay una lomada pero está muy lejos, es llano. La ruta estaba siendo repavimentada, por lo que no tenía ninguna demarcación en el medio, después la zona de préstamo había pasado alguna maquinaria, estaba en buenas condiciones para  circular. Recuerda que había un mojón a la altura del Km233 y mucho antes, para el lado de la Colonia, había un cartel. Criminalística sacó fotos del interior del vehículo con los airbag activados. En el lugar había algunos vehículos parados al percatarse del accidente. El  C4 tenía medicamentos  ya que su conductor era visitador médico. No vio nada conectado en el vehículo. Después del accidente hicieron una recorrida para ver si había señalización, pero estaba muy alejada del lugar, había una de sobrepaso no permitido, para el sur para el lado de la Colonia Santa María. El carro era transportador de rollos de estructura metálica. No tenía luz, ni frenos, ni paragolpes, aunque para transitar debería tenerlos. No tenía ningún tipo de señalización. El carro no estaba en condiciones de circular.

Gonzalo Heriberto EYHERAMONO – Sargento ayudante, encargado del destacamento de la Colonia Santa María. Conoce a las víctimas del pueblo. Cuando llegaron al lugar, Nicodemo estaba sobre la banquina Este, afuera de la camioneta estaba volcada, Nicodemo estaba a unos 5 o 6 metros de la camioneta, más adelante hacia el lado del alambrado estaba la señora, el hombre estaba con vida pero el dicente no conversó con él. Cuando llegó ya había llegado otro compañero policía, que le   preguntó al conductor del auto  cómo se encontraba, y éste le dijo,  bien. No recuerda si estaba soleado ese día, estaba bueno, no estaba lloviendo, no había neblina, ni viento, buena visibilidad, donde ocurrio el accidente puede ser que haya una loma pero no pronunciadas es un bajito hay una loma antes y otra después, no es un bajo pronunciado. No es llano es un bajito, pero eso no obstaculizaba la visión. El asfalto estaba en buenas condiciones, estaba recién repavimentado pero no estaba marcado. El carro estaba compuesto de un eje que tiene hierros arriba que va el rollo de pasto, no tenía luces, no tenía frenos, que recuerde no tenía banda refractaria, ni luz intermitente ni sirena. El camino del acueducto corre paralelo a la ruta 35, es donde pasa el acueducto Río Colorado, tiene un ancho de 4 o 5 metros, lo transitan en el patrullero, camioneta Ranger 2013,  4 x 2, ha visto circular a otros vehículos, las camionetas que recorren la línea de Río Colorado, y maquinarias agrícolas. El carro no estaba en condiciones de circular por la ruta.

Pablo Daniel FUENTES- perito cumple funciones en la AIC en el ámbito de la Procuración. Reconoce el informe que se le exhibe como aquél que oportunamente realizara; refiere que tomó intervención meses después de ocurrido el siniestro. Su tarea consistió en una revisión de las constancias judiciales. No encontró en el informe del Lic. Germán Young nada que lo haga sospechar de un error en la determinación del punto de impacto. En el proceso de colisión, se generan fuerzas y deformaciones que contactan contra el pavimento, y eso produce deformaciones, y rastros, claramente visibles, en la fotos que ilustran la intervención policial primaria, con lo cual su informe consistió en determinar si la geometría de la vía o algún otro factor de restricción de la visibilidad, que hubiera impedido al conductor del C4 que transitaba en la misma dirección que el vehículo impactado, notar la presencia de otro vehículo transitando por su mismo carril, en el mismo sentido, hecho normal y previsible del tránsito, y en ese sentido cuando concurrieron al lugar, con el auxilio del dron que tomaron fotografías aéreas, intentaron reproducir las imágenes que fueron incorporadas en el informe, la situación concreta que se le presentó al conductor del C4, para mostrar que  se trata de un tramo recto y plano y que las condiciones de visibilidad eran óptimas, no encontraron elementos externos al proceso de conducción que hayan impedido al conductor detectar la presencia de otro vehículo, en su mismo carril.  El plano tiene varias cotas, próximas una de otras, fue error del dicente, en las fotos se muestra el mismo punto de impacto.  Esa foto es la que está incorporada en la primera hoja del informe, que resulta indicativa del punto de impacto, la diferencia de lo que el dicente informó de la distancia al mojón kilométrico es un error pero lo saco del plano que hizo Young,  es correcto lo de la planimetría. El rastro identificado con un círculo es un rastro irregular de neumático, puede hacer pensar que corresponde a una maniobra de frenado, sin embargo no es un rastro producido por una maniobra de frenado, sino por la interacción del automóvil y el primer contacto contra la camioneta y carro. Metros posterior ya empiezan otros tipos de surcos y otros tipos de rastros, hay un primer contacto que genera el rastro primero que se mostró, indica el primer contacto entre el automóvil y el carro que tiraba la camioneta, después hay un proceso de deformación donde las fuerzas se hacen máximas, hasta que se produce el desenganche y esos son los rastros post colisión. Lo de la flecha amarilla es rastro de la camioneta por desplazamiento lateral, derrape. Eso no sirve para calcular velocidad. Rastros de maniobras de frenado no encontró. Son rastros de derrape y post colisión. Se clasifica como colisión de alcance que es cuando dos vehículos se encuentran transitando por un mismo carril, en la misma dirección y sentido, y el vehículo que viene por detrás desarrolla mayor velocidad que el vehículo que viene por delante, por eso alcanza al vehículo que está por delante. Lo que todo conductor debe hacer es ajustar su velocidad y la distancia prudencial con el vehículo que esta por delante, para evitar el contacto. Las colisiones se pueden dar por condiciones de visibilidad, de neblina o nocturnidad, o por una desatención al proceso de conducción y no ajusta su velocidad para evitar el impacto. No se constató problema de visibilidad, ni topográficas que haya impedido al conductor del C 4 detectar la presencia del vehículo con el cual termina impactando, concluye que existió por parte del conductor del automóvil, una falta de atención al proceso de conducción. Se podrían haber determinado velocidades parciales, hay un informe de un procedimiento que se hizo con un escáner del modo electrónico del C 4 donde se pudo leer la activación de los pretensores a una velocidad de 128 km por hora, eso se activa antes del airbag, ajusta al tensar el cinturón de seguridad para evitar que el cuerpo llegue al momento que se está inflando la bolsa de aire, eso lo hizo un especialista en el tema. El dicente tuvo acceso a esas constancias, lo cual no necesariamente indica la velocidad al momento de impacto, indica solamente la velocidad a la que se activó el pretensor. Hubo una cierta velocidad insumida en proceso de deformación que no queda registrada y en caso de que el conductor del C 4 haya realizado una maniobra de frenado, en los instantes previos al impacto, en ese caso no queda registro, también pudo haber una velocidad insumida en ese proceso de frenado, de último momento que tampoco queda registrado, con lo cual esa velocidad debe ser considerada mínima la velocidad debe haber sido mayor, pero no encontró herramientas para determinar esa velocidad. El informe habla de 128 km al momento de activarse los pretensores. La distancia de 400 metros es arbitraria, la distancia es superior,  hay una loma muy alejada del punto de impacto no puede ser considerada como obstáculo. En condiciones normales estas distancias son más que suficientes para controlar el vehículo sin necesidad de hacer un frenado de emergencia,  la situación no fue repentina, no había necesidad de frenada repentina, el conductor tuvo tiempo y espacio suficiente, para actuar cómodamente con el sistema de frenos sin llegar al hecho ocurrido. El desplazamiento pos impacto de la camioneta y su posición final en un sector próximo a la posición final del C 4 son todos elementos que indican que la camioneta estaba en movimiento si hubiese estado quieta, los efectos hubieran sido distintos, rotación de la camioneta, pero nunca un desplazamiento tan importante como el que se observó, eso indica que estaba en movimiento no estaba detenida. Si el carro tuviera luces no hubiese cambiado el resultado de la pericia. Pudo haber existido aminoramiento de marcha pero no hay rastros que lo identifiquen, que no existan rastros no significa que no existió, pudo haber una disminución de velocidad, en los instantes previos del impacto. Los pretensores se activaron a 128 km, si hubiera existido un proceso de frenado importante estarían hablando de una velocidad muy superior a eso. El ángulo de incidencia indica que existió a último momento una maniobra evasiva de esquive o desvío a la banquina, tardío porque no alcanzo a evitar el contacto con el carro. En las fotos que ilustran su informe indica la ausencia de señalamiento vertical y remarcó que no había indicios de que se haya removido por repavimentación señalización vertical,  porque se alcanzaba a ver algunos carteles. Las condiciones topográficas eran las mismas las condiciones de señalización habían sido modificadas porque ahora sí hay señalización vertical.  Si estamos ante una colisión frontal el perito marca que efectos produce la ausencia de  que los carriles están identificados por la señalización horizontal, en este caso estamos ante una colisión de alcance la señalización horizontal no cumple ninguna función a su entender.

César Horacio RICHIERI – Técnico mecánico- Ratifica y reconoce el informe que oportunamente realizara. Trabaja desde hace 10 años en un servicio técnico de Citroen y Peugeot. El vehículo llegó a su taller en una grúa con parte faltante de un golpe. Había que hacerle un chequeo con un escáner con un software, así se leyeron los parámetros; es un procedimiento que sirve para detectar fallas y reparar cuando  llevan un auto roto. La información tiene cierta precisión pero puede haber errores. Pretensor es un cinturón de seguridad para no chocar con el volante cuando se activa airbag, el pretensor es un aparato de seguridad que tiene un explosivo, eso se acciona apretándose contra la silla, en el momento de un impacto. Los variantes asociados tiene que ver  con el programa que le pusieron, si existe desaceleración en el vehículo, se dispara, entonces al dispararse quedan grabados en el momento en que se dispararon puede ser exacto a la velocidad a la que venía o no, porque pudo haber un impacto que desconectó algo, y ahí surgieron las fallas. El escáner lee fallas, que sería una desconexión de enegía. Esa velocidad de 128 km es cuando se genero la falla en el vehículo, pero el pretensor quizás se haya disparado antes, o en el momento, porque se dispara igual aunque se corten los cables. El vehículo se ha ido desacelerando, por eso la velocidad es más lenta, esa velocidad es tomada por las ruedas,  las ruedas tienen un sensor que van sensando la velocidad, esa fue la velocidad que marco, cuando dice 22 se debe haber producido que quedó energía en la memoria y quedó grabado.  “Frenado en curso” significa que fue pisado el pedal del freno, el calculador sabe que uno inicio un frenado y eso queda grabado. Cero determina que se termino la energía, que el auto está parado. El vehículo usa un calculador central de airbag porque tiene situado un acelerómetro, detecta la velocidad que va eso, detecta que el vehículo paró bruscamente por eso saltaron los pretensores, no es una frenada normal, paró demasiado de golpe, entonces el calculador determina el disparo de los pretensores. Aunque no pises el freno detecta detención brusca y se dispara el pretensor. Los pretensores tienen que dispararse son muy breves los tiempos, son microsegundos,  primero los pretensores para que no llegara a impactar con el airbag. En teoría arriba de los 50 km se activan los pretensores. Cada uno de los códigos son códigos que utiliza el idioma que maneja el software y ellos para encontrar una falla tienen que ver, te larga un código con números, tienen que ir a una tabla a ver que significa. Cuando dice “ defecto información velocidad de vehículo” significa que se produjo una falla que la detectó el escáner, si el vehículo hubiese estado en marcha viene con un montón de fallas en el calculador para repararlo por ejemplo, coloca el scáner e identifica los códigos y busca que es un sensor roto, un cable cortado. En este caso la falla ha sido por un corte de energía. Cuando dice velocidad del vehículo inválido puede ser que no detectó y le pone inválido. Defecto de información, velocidad del vehículo, fugitivo quiere decir que no lo tuvo en cuenta, que no es permanente, que estuvo un segundo el defecto y entonces no lo pone como defecto permanente. Iba a 128 km cuando se produjo la falla y esos 23 es que iba desacelerando hasta esa velocidad. Puede ser que aparezca a la inversa porque el escáner estuvo puesto en varios calculadores, a distintos tiempos por ahí quedaron invertidas las hojas, el calculador que más en cuenta deben tener es del abs y el airbag porque es el que viene midiendo la velocidad continuamente, pudo quedar invertida la hoja.

Javier  Horacio TIERNO –Ingeniero civil, trabaja en Vialidad Nacional-  manifestó que en esa ruta donde fue el accidente, estaba terminada la carpeta asfáltica, el km. 233/234 estaba en condiciones óptimas de tránsitabilidad, se le exhiben fotografías, señala que tiene señalización horizontal de obra, el vertical se había sacado provisoriamente pero en ese tramo, que al trazarse las líneas de paso se reubican, las banquinas estaban en óptimas condiciones; en ese tramo la velocidad mínima era de 40 km/h y la máxima de 110 km/h; hay un sobrepaso permitido y una restricción de sobrepaso, eso estaba con señalamiento vertical, el horizontal todavía era provisorio, en las condiciones de transitabilidad no había otro tipo de restricción, una vez que se hace el señalamiento horizontal se coloca nuevamente el señalamiento vertical o se lo re posiciona si es necesario.

Néstor Hugo MARTIN–  amigo del imputado, trabajan para la misma empresa Laboratorio Montpellier;-, que el día del hecho salió de Bahía Blanca rumbo a Santa Rosa, venía circulando por la ruta 35, vio una pequeña lomada, una camioneta le hacía señales de luces, vio la camioneta volcada, el auto de Carlos, muy pocas personas, se baja y le pregunta qué había pasado; fue el 3º o 4º en llegar, habrían pasado 5 minutos, había 2 coches más y un camión verde; no habló con nadie, la escena era muy tirante, muy triste, intentaban ayudar, vio que una persona estaba asistiendo a otra fuera del vehículo, era la señora, que estaba falleciendo y el señor se quejaba del dolor, habló con Carlos, tardaron en llamar a la policía, lo primordial era eso; viajaron ambos desde Bahía Blanca a Santa Rosa pero en distintos vehículos, que Caprin estaba muy shockeado, inmovilizado, el dicente pensaba que se desmayaba, le dijo que se tranquilizara, antes de accidente nunca vio o se cruzó a Caprin, la señora estaba a 20 metros de la camioneta volcada, estaba un camionero con una manta asistiéndola, no se acercó, le dijeron que estaba muy complicada.

María Susana RIVERO – esposa del imputado-, en la conducción habitual su marido es muy tranquilo, todo el mundo le pregunta cómo es que ella se duerme cuando se van de viaje, y es porque va muy segura cuando conduce su marido; como salía muy temprano de viaje, es que a la noche anterior, se duermen  también temprano, durmió muy bien esa noche, siempre lo hacía; después del hecho ha estado haciendo  tratamiento médico, toma medicación por el estrés y tristeza tiene atención psiquiátrica y psicológica para dormir a la noche porque tenía mucha pesadillas; fue una situación muy triste, de pensar que él también podía estar muerto no la dejaba vivir, fue muy fuerte pensar que dos personas perdieron la vida.

Osvaldo Jesús PENSADO – amigo del imputado y Supervisor del laboratorio donde trabaja Caprin- dentro de las normas de la empresa por las localidades de gira sus empleados pueden viajar toda la mañana, Caprin tenía hasta las 4 de la tarde para poder llegar a Santa Rosa, no había actividad intermedia por hacer, también venía Martín con diferencia de minutos, Caprin nunca tuvo problemas en la conducción vehicular ni personal, viajó con él en varias oportunidades y nunca vio que transgrediera normas de tránsito ni nada por el estilo, los autos que utilizan pueden ser particulares o de la empresa, el día del hecho viajaba en su auto particular, al combustible lo paga el personal, no la empresa, Caprin salió de Punta Alta y Martín de Bahía Blanca, estima que entre las 06.45 y 7 de la mañana; el auto de Caprin era un C4, era el último modelo que sacó Citroën.

Diego Daniel BERNAL – manifestó que vive en Bahía Blanca-  el día del hecho  salio de Bahía Blanca, es técnico comercial y viaja mucho a Sta. Rosa y Gral. Pico-tiene una camioneta Kanggoo, que lo que vio ese día lo recuerda perfectamente porque lo dejó impactado, venía circulando a 130/140/km por hora, al accidente se lo encuentra consumado, fue el primero en llegar, lo que estaba al costado de la banquina no lo ve porque estaban lejos de la banquina, va mirando la ruta, no ve el accidente, ve algo raro sobre la ruta, había fierros, cosas, mugre, baja la velocidad, empieza a mirar, mira hacia la derecha, pone baliza y baja, pudo frenar, las cosas arriba de la ruta las ve 100 metros antes porque había buena visibilidad, estaba despejado, ya era de día, no había lomada, era llano, ve los 2 vehículos, la camioneta volcada con las ruedas hacia arriba el auto con el capot levantado, salía vapor o humo del mismo, lo primero que hizo fue ver a las personas, quería ver cómo podía ayudar, el panorama era feo, el terreno era en declive, el hombre estaba detrás de la camioneta a un metro y medio de la camioneta del lado de atrás, del lado de la banquina, los vehículos estaban al lado del alambrado, en malas condiciones, gritaba de dolor, tenía mucha sangre en la cabeza, el que manejaba el citröen estaba caminando un poco en shock, gritaba “que macana me mandé, que macana me mandé”, no podía sacarle otras palabras, le pidió que le ayudara con el hombre a levantarlo, para incorporarlo para que no le fuera sangre a la cabeza porque estaba en el declive, lo intentó mover solo pero no pudo porque era muy grande, lo ayudó, lo levantaron, agarra una rueda que imagina que era del carro, tenía la masa quebrada, se la puso a modo de respaldo para sentarlo sobre eso, le dolía mucho el brazo, él lo agarra de las piernas, Caprin de los brazos, lo sientan, cuando se dio cuenta estaba rodeado de gente, Caprin estaba tratando de llamar al 911 o bomberos pero no había buena señal, paró una camioneta que dijo que se iba hasta la Colonia a buscar ayuda, para que venga la ambulancia, el hombre se veía en malas condiciones, quería hablar  y no podía, él les quería decir que estaba la mujer, pero no le entendían, la encontraron 15 minutos después, le ayudó un camionero, los pastos estaban crecidos, la señora había volado 15 metros, el camionero se sube al camión y ve un hueco entre los pastos y ahí la encuentra en muy malas condiciones, le agarra de la mano, no podía respirar, deja de respirar, el camionero la tapa por el frio, llega la ambulancia y el dicente se fue, cree que ahí fallece porque dejó de respirar, estuvo hasta que llegó personal policial, el policía actuó mal, porque el dicente le dijo que tenía que irse a trabajar, le quiso dejar sus datos personales pero no se los tomó, en cambio le dijo que se fuera tranquilo, después vio una noticia en un portal porque se quedó mal, investigó, por si el hombre se había salvado,  ahí encontró la noticia de lo que había pasado, lugar virtual donde el dicente  comentó a una de las hijas de estas víctima y le ofreció ser testigo, le comentó todo lo que había pasado, le pasó sus datos y por eso recién allí lo llamaron, pero no porque se le pidieran los datos en el lugar del hecho; el vehículo Citroen es el que lo pasó al dicente en un cruce, le llamó la atención porque no había tránsito y lo sobrepasó unos kilómetros antes de accidente y cree que iba a 40/50 km mas que él, lo pasó ” como de parado”, el dicente se conducía entre 130 a 140 km. le llamó la atención que entre que lo pasa este auto y el accidente no lo pasan más vehículos, por eso estima que es el mismo porque a  los 3/4  km. es el accidente, lo sobrepasa y lo pierde de vista, fueron 4 o 5 km antes del accidente, llega al accidente y estaba recién consumado, si fue al alcance de su vista estaba tan lejos de él que no llega a verlo, no recuerda haber visto señal antes del accidente, el tramo de ruta estaba bien, no había humedad, agua, hielo, ni nada raro, la ruta no tenía graves deformaciones ni nada raro, en la desesperación no vio si había otras persona, y el único que lo ayuda a mover al señor de la camioneta es el del Citroen, quien caminaba como loco buscando señal de teléfono, estaba sacado de los nervios, le costó que lo ayudara; si no hay tránsito sube la velocidad por los tiempos, si el cruce está vacío no baja la velocidad porque no tiene sentido y gasta mucho combustible con los rebajes, no sabe en qué cruce fue, hace tantos km. que no mira carteles de distancia ni de camino de tierra, lo agarró tan de imprevisto que no sabe en qué cruce fue, no lo puede precisar, ni tampoco dónde fue el accidente,

El cuadro probatorio se completa con la prueba documental y de informes oportunamente ofrecida por las partes, que fueron identificadas tal como a continuación se detalla. Prueba fiscal: 1) Acta de constatación e inspección ocular del 08/05/17; 2) Croquis ilustrativo  del lugar del hecho; 3) Informe SQF Nº 29/17 suscripto por Dr. Requena- Bioquímico- División Criminalística-; 4) Informe SQF Nº 235/17 suscripto por el Dr. Cremona-;  5) Informe SQF Nº 239/17 suscripto por el Lic. Foltynek; 6) Informe SQF Nº 238/17 suscripto por el Lic. Foltynek; 7) Informe Estadístico de Defunción correspondiente a Nicodemo Juan Kloster; 8) Informe Estadístico de Defnción correspondiente a María Teresa STORN; 9) Copia certificada de cédula de identificación de vehículo automotor marca Citroen, modelo C4, patente PAH-578; licencia de conducir a nombre de Orestes Carlos Caprin y copia de póliza de seguros Victoria; 10) Acta de designación e informe técnico realizado por el mecánico José Frolilán Mansilla; 11) Copia de cédula de identificación del automotor marca Ford, modelo F-100, dominio UNS ( paquete 63/18); 12) Acta de defunción correspondiente a  Nicodemo Juan Kloster; 13) Acta de defunción de María teresa  Storm; 14) Acta de matrimonio de Nicodemo Juan Kloster y María Teresa Storm; 15) Informe SQF Nº 316/17 suscripto por el lic. Flotynek; 16) CD conteniendo fotografías; 17) Informe Sección Pericias Accidentológicas de la División Criminalística nº 5/17 con planimetría y CD con fotografías; 18) Planimetría del lugar del hecho; 19) CD conteniendo tomas fotográficas del lugar del hecho; 20) Informe de la autopsia suscripto por el Sr. Médico Forense Dr. Juan Carlos Toulouse respecto de Nicodemo Juan Kloster; 21) informe de la autopsia suscripto por el Sr. Médico Forense Dr. Juan Carlos Toulouse respecto de María Teresa Storm; 22) Informe del Supervisor de Obra de Vialidad Nacional de Distrito 21 de La Pampa, Ingeniero Javier Horacio Tierno; 23) Acta de pericia realizada en la empresa “ Del Centro Servicio Citroen” ubicada en esta ciudad, de fecha 18/10/17 respecto del escaneo sobre el vehículo marca Citroen C4; 24) Copia simple del test global de lectura de defectos realizado sobre el vehículo Citroen C4 a raíz de la  pericia mencionada en el punto anterior; 25) Informe del listado de detalle de llamadas brindado por Telefónica Móviles Argentina S.A. ( Movistar) respecto del abonado 2932529293 del 08/05/17; 26) Informe de la Dirección de Tránsito de la Municipalidad de General Acha ( L.P.); 27) Informe del Sistema Nosis correspondiente a Orestes Carlos Caprin; 28) Informe remitido por el presidente de “Aguas del Colorado S.A.P.E.M.” Ingeniero Juan Carlos Mecca; 29) Informe brindado por MONTPELLIER S.A. respecto de la situación laboral del imputado; 30) Informe realizado por el Licenciado en Accidentología y Prevención Vial Pablo Daniel Fuentes; 31) Anexo con tomas fotográficas impresas;  y 32) Informe actualizado del Registro Nacional de Reincidencia correspondiente al imputado Orestes Carlos Caprin. Prueba de la Defensa: 33)Fotografías tomadas de la camioneta en la playa judicial de General Acha.

A los efectos de dar respuesta a la PRIMERA de las CUESTIONES planteadas, y en el marco del proceso de valoración de la prueba producida, señalo las circunstancias fácticas que efectivamente se encuentran acreditadas, y que no han sido controvertidas por las partes.

El 08 de mayo de 2017, momentos antes de las 09.47 hs en la ruta nacional nº 35 a 72 metros hacia el Norte del mojón kilométrico 233, se produjo una colisión entre el rodado conducido por Orestes Carlos Caprin – automóvil marca Citroen C4 Lounge, dominio PAH-578- y el conducido por Nicodemo Juan Kloster, y viajando como  acompañante su esposa María Teresa Storm – camioneta marca Ford F-100 modelo 74,  dominio UNS-773-,  rodado este último que a su vez remolcaba un carro transportador de rollos de fardo. ( Prueba 1) (Prueba 2) ( Prueba 3)

En cuanto a las condiciones de iluminación natural en el lugar del hecho, no existían restricciones de visibilidad por factores climáticos, fue en horas de la mañana de un día soleado, circunstancia que fuera consignada en el acta de inspección ocular inicial (Prueba 1) y   en el informe producido por el Lic. Germán E. Young, constituido en el lugar momentos después de ocurrido el hecho (Prueba 17).

La cinta asfáltica de ese tramo de la ruta se encontraba en buen estado de transitabilidad, estaba recientemente repavimentada, conforme se dejara constancia en las actuaciones prevencionales  pero sobre todo en el informe producido por Vialidad Nacional en la persona del Ingeniero Javier H. Tierno. Este último ratificó dicho informe en su declaración testimonial prestada en la audiencia de debate, no sólo en lo que respecta al estado de esa cinta asfáltica sino cuando respondió que la velocidad máxima permitida en ese lugar es de 110 Km/h (Prueba 22)

En las muestras de fluidos biológicos tomadas a los conductores de ambos vehículos, no fue detectada la presencia de alcohol etílico ni de otros tóxicos respecto de ninguno de aquéllos ( Prueba 5).

Como consecuencia única y directa de la referida colisión, perdieron la vida los ocupantes de la camioneta, Nicodemo Juan Kloster y María Teresa Strorm, lo que se acredita con los Informes Estadísticos de Defunción y las respectivas Actas de Defunción (Prueba 7) (Prueba 8) (Prueba 12) (Prueba 13)

Los daños constatados en ambos vehículos fueron consignadas en el informe técnico realizado por José Froilán Mansilla ( Prueba 10) y en el informe del Lic. Germán E. Young- División Criminalística- Sección Pericias Accidentológicas ( Prueba 17). De ambas documentales surge que en el vehículo en el que se conducía Caprin- Citroen C4-, los daños y deformaciones se ubicaron en la parte frontal, con mayor incidencia en el extremo delantero izquierdo y lateral del mismo lado. En tanto la camioneta que conducía Kloster – Ford F100- presentaba falta rueda trasera derecha, producto de la colisión se constata destrucción total en su chasis. No se detectaron indicios de que los cinturones de seguridad de este último vehículo se hubieran hallados colocados a su respectivo mecanismo o sujetando algún cuerpo al momento de la colisión.  Finamente el carro transportador que remolcaba la camioneta, presentaba faltante de la rueda derecha, con rotura en su lanza de sujeción, y no poseía las luces reglamentarias.

Del ya mencionado informe técnico realizado por el Lic. Young (Prueba 17), surge que los daños y vestigios hallados en los rodados involucrados en este suceso, como así los desplazamientos pre y pos impacto de estos últimos, permitieron técnicamente clasificar el hecho como una “ colisión por alcance”, revistiendo el automotor conducido por Caprin el carácter de unidad embistente, en tanto la camioneta conducida por Kloster unidad embestida. De esa misma documental surge también como posible área de impacto, el carril de circulación Este de la ruta, por el que circulaban ambos rodados (Prueba 18).

   Es evidente que estas circunstancias fácticas no constituyeron la secuencia completa del hecho por el que viene acusado Caprin, fundamentalmente falta determinar, cuál fue la causa eficiente del accidente de tránsito descripto que produjo a su vez  las consecuencias fatales antes referenciadas.

Al ingresar en la determinación de esta cuestión, y valorando la prueba producida, adelanto que voy a compartir los argumentos centrales de los órganos acusadores, con los que han requerido la responsabilidad penal del imputado.

            En esa dirección habré de iniciar este proceso de análisis de la prueba producida, con el informe realizado por la Agencia de Investigación Científica-AIC- de la Procuración General de La Pampa- en la persona de Pablo Daniel Fuentes- Licenciado en Accidentología y Prevención Vial- (Prueba 30), informe que fuera ratificado y ampliado en el testimonio prestado por el Lic.Fuentes en la audiencia de debate oral.

Las inferencias de mayor significación probatorio que pueden relevarse de este informe, son las que a continuación procedo a reproducir  casi textualmente:

1-No se pudo establecer la velocidad en la que previamente al siniestro, se desplazaban cada uno de los vehículos involucrados en el mismo. No se observaron rastros de fricción de neumáticos que puedan remitirse a una maniobra de frenado efectuada por Caprin. Si bien hay un rastro de fricción de neumático, el mismo se ha producido al momento de la colisión, no se corresponde a huella de frenado (Fotografía 1) (Fotografía 2). Hay huellas del desplazamiento transversal y posterior  de la camioneta, no obstante no se pudo determinar si el conductor del Citroen aplicó los frenos, y mucho menos con qué magnitud (Fotografía 3) (Fotografía 4).

2-El tramo involucrado es recto y llano, aunque a una distancia de 400 metros hacia el sur, es decir en el sentido en el que avanzaban ambos rodados, se observa un cambio rasante. Teniendo en cuenta el espacio que necesita un vehículo para detener por completo su marcha a partir de una maniobra de frenado, a una velocidad reglamentaria en ruta (110Km/h),   ello es, 70 metros aproximadamente entre frenado y percepción, no constituyó un factor que haya contribuido a la falta de acción evasiva temprana por parte del conductor del Citroen para evitar la colisión. ( Fotografía 5). Es decir aquella loma – a la que se ubica a una distancia de 400 metros, aunque en realidad es aún superior- se  encuentra en un lugar muy alejado del punto de impacto, no puede ser considerada como obstáculo. El conductor tuvo tiempo y espacio suficiente, para actuar cómodamente con el sistema de frenos sin llegar al impacto con el vehículo que lo precedía.

3- En cuanto a la mecánica del accidente: El conductor del vehículo Citroen, encontrándose a una distancia de 72 metros aproximadamente hacia el norte del mojón 233, sin efectuar maniobra evasiva de frenado, previo iniciar esquive- tardío-  hacia la banquina Este, impactó con su tercio delantero izquierdo en el sector trasero derecho del carro que remolcaba la camioneta Ford F100 (Fotografías 6/9) La violencia del impacto, hizo que el conductor  de la camioneta perdiera el control de su vehículo, iniciara un derrape transversal en sentido horario-huellas mostradas en las Fotografías 3/4-, descendiera a la banquina Este, volcara hasta detenerse en el sector de préstamo sobre su flanco izquierdo. El vehículo conducido por Caprin continuó su derrotero acompañando el recorrido de la camioneta, pero sin perder la verticalidad alcanzando su posición final a pocos metros del vehículo de mayor porte.

4- Causa eficiente del accidente–  La colisión entre estos dos vehículos fue por “alcance”, lo que se produce cuando dos vehículos se encuentran transitando por un mismo carril, en la misma dirección y sentido, y el vehículo que viene por detrás desarrolla mayor velocidad que el vehículo que viene por delante, por eso alcanza al vehículo que está por delante.

Este tipo de colisión se produce fundamentalmente por dos hechos, uno puede ser el súbito aminoramiento o detención del vehículo que precede, supuesto sobre el que no existe evidencia física alguna. La otra causa sería falta de atención al proceso de conducción.

En un segundo lugar de esta valoración probatoria, habré de referirme al informe pericial realizado por César Horacio Richieri, técnico-mecánico perteneciente a la empresa “Del Centro Servicio Citroen” ( Prueba 23), el que fue ratificado el perito interviniente, en oportunidad de prestar declaración testimonial en la audiencia de debate.

De estas dos últimas pruebas- documental y testimonial- pueden inferirse las siguientes conclusiones: la operación técnica consistió en el análisis los pretensores del cinturón de seguridad. Si existe desaceleración en el vehículo, se disparan, entonces al dispararse queda grabado el momento de ello, y puede determinarse la velocidad a la que circulaba el vehículo, esa velocidad en este caso fue de 128 km, que es cuando se generó la falla en el vehículo, y se fue desacelerando hasta los 23 km. Lo que se detectó es que el vehículo paró bruscamente por eso saltaron los pretensores, no fue una frenada normal. Es decir que, al momento en que se dispararon los pretensores del vehículo escaneado, la velocidad con que el mismo circulaba era de 128 km, ello es,  por encima de la permitida.

Respecto de esta información técnica, retomo el informe pericial del Lic. Fuentes cuando especificó en su testimonio que esa velocidad estimada por el perito Richieri, no necesariamente indica la velocidad al momento de impacto, indica solamente la velocidad a la que se activó el pretensor. Hubo una cierta velocidad insumida en proceso de deformación que no queda registrada y en caso de que el conductor del C 4 haya realizado una maniobra de frenado, en los instantes previos al impacto, en ese caso no queda registro, con lo cual aquella velocidad -128 km/h- debe ser considerada como mínima, la velocidad real en la que Caprin circulaba momento previo al impacto debió haber sido mayor.

Y finalmente resta incorporar a este análisis del material probatorio producido, el testimonio de Diego Daniel Bernal, que fuera reproducido en los primeros párrafos del presente, sin perjuicio del registro total ( audio-video) que del mismo existe en las constancias informáticas del proceso.

Los aspectos centrales de este testimonio pueden resumirse en lo siguiente: esa misma mañana del hecho Bernal salió hacia Santa Rosa desde un lugar cercano al que lo hiciera Caprin, ello es, desde la ciudad de Bahía Blanca, conduciendo un vehículo automotor -camioneta Kangoo-; fue el primero que llegó al lugar del accidente y cuando  éste ya se había consumado; al descender vio los dos vehículos, la camioneta volcada con las ruedas hacia arriba y  el auto con el capot levantado, saliendo vapor o humo del mismo; el vehículo Citroen que Bernal ve en ese lugar lo reconoció como aquél que previamente lo había pasado en un cruce, le llamó la atención esta maniobra,  “lo dejó impactado”, dijo, porque no había tránsito, y porque si bien el dicente se conducía a una velocidad excedida a la reglamentaria – entre 130 a 140 km/h- ese vehículo que lo pasó circulaba a 40/50 km más aún, y graficó esta maniobra  “ …me pasó como de parado”.Aseguró el testigo que entre que lo pasa este auto y el accidente- una distancia entre 3 a 5 km-  no lo pasaron más vehículos, por eso estima que es el rodado. Que ya en el lugar del hecho, lo primero que hizo fue ayudar al hombre que estaba herido, que gritaba de dolor y tenía mucha sangre en la cabeza, en tanto el conductor del Citroen caminaba, en shock, gritaba “qué macana me mandé, qué macana me mandé”, Bernal no podía  “sacarle otras palabras”.

El relato de Bernal se presenta a todas luces con una credibilidad irrebatible, que habilita descartar sospecha de falacia alguna, y mucho menos aún algún tipo de intencionalidad en perjudicar al imputado. No conocía previamente a las víctimas,  vive en la ciudad de Bahía Blanca, llegó al proceso pese haber sido ignorado por la autoridad policial cuando, encontrándose en el lugar del hecho ofreció proporcionar sus datos personales para ser luego convocado como testigo, cosa que no ocurrió por esa vía. Fue su insistencia personal por conocer cuál había sido el desenlace definitivo de esta tragedia que le había tocado presenciar, lo que lo llevó a contactarse con los familiares de estas víctimas.

Pues bien, integrando entonces el análisis de estas pruebas puntualmente reseñadas- la pericia técnica y el testimonio del Lic.Fuentes; la pericia técnica y el testimonio del técnico-mecánico Richieri y el testimonio de Bernal, encuentro respuesta al interrogante central en el que discrepan las partes ( la determinación de la causa eficiente del accidente) en los siguientes términos:  la colisión por alcance entre el vehículo embistente contra el rodado conducido por la víctima estuvo motivada en una falta de atención en la conducción por parte de Caprin, quien venía circulando con un exceso de velocidad tal que le impidió mantener el total dominio del vehículo y enfrentar una situación absolutamente normal y esperable que era la circulación de otro vehículo en su mismo sentido.

Finalmente habré de dar respuesta a los argumentos defensivos, señalando en primer lugar que esa parte centró su estrategia en atribuir responsabilidad al conductor del vehículo embestido, no sólo de la colisión misma, sino hasta de la extensión del daño causado, esto último en función de que las víctimas no llevaban los cinturones de seguridad colocados. Así es que la Defensa adjudicó a Kloster ser quien introdujo el riesgo en la escena del suceso, enumerando las condiciones antirreglamentarias en las que circulaba el carro que transportaba. Se le reprocha a la víctima que debió haber utilizado un camino auxiliar, como así  que esa maquinaria agrícola  carecía de luces, de cadenas de seguridad, sin enganche adecuado, etc.

Ahora bien. Sin perjuicio de que al menos parte de las circunstancias antirreglamentarias mencionadas por la Defensa fueron aceptadas como tales por los acusadores, resulta inequívoco afirmar que aquel argumento no se corresponde con la causación del hecho y su resultado, teniendo en cuenta  las circunstancias de tiempo, lugar y modo en que este suceso se produjo.

Repetidamente informes periciales y técnicos, fotografías, testigos, etc replican en forma unánime las condiciones climáticas que rodearon al hecho – horas de la mañana de un dia soleado-;  óptimo estado en que se encontraba la cinta asfáltica, con las respectivas señalizaciones, a lo que se suma, que el tramo donde se produjo la colisión es recto y llano.

Este escenario es razonablemente incompatible con las exigencias reglamentarias incumplidas por parte de Kloster, como causal del riesgo que generó el resultado fatal que provocara este siniestro, sin perjuicio de la relevancia o significación de carácter administrativo que aquellas infracciones puedan tener. Por el contrario, conforme lo sostenido por los acusadores, existió una incuestionable relación de causalidad entre el accionar imprudente y negligente de Caprin  y  la provocación del riesgo y el consecuente resultado dañoso.

Respecto a lo sostenido por la Defensa, en cuanto a una presunta maniobra repentina de detención o aminoramiento súbito de la velocidad por parte de la camioneta, que obligó a Caprin a esquivar este rodado por su mano, pero sin lograr impedir la colisión, se trata de una circunstancia sólo sostenida por el relato del propio imputado. Téngase presente que el Lic. Fuentes en su informe descartó categóricamente la posibilidad en cuestión, al dictaminar  “ … no se consignó evidencia física que permita sospechar una detención repentina o aminoramiento súbito del vehículo Ford F100 en el que se conducían las víctimas. Por el contrario, el hecho de que el mismo  haya alcanzado su posición final en un sector más alejado al sitio de donde se detuvo el Citroen, resulta indicativo de que estaba en movimiento al momento del choque..”

A instancia de aquella parte en cambio, no se produjo prueba, ni siquiera indicio alguno, que corroborara esa hipótesis o que al menos pusiera en dudas las afirmaciones que respecto de ello realizara el Lic. Fuentes.

No se me escapa que la mentada prueba documental y testimonial referida a la intervención del  Lic. Fuentes, fue particularmente cuestionada desde la Defensa que la calificara como subjetiva, como así que arrojó más dudas que certezas. Discrepo con esta valoración en el entendimiento que, por el contrario, la objetividad y rigor científico con los que el Lic. Fuentes ha producido este informe en particular – así como lo viene haciendo desde largo tiempo, y aún cuando este funcionario pertenecía a la División Criminalística de la policía de La Pampa – resultan a mi juicio inobjetables , independientemente que este perito forme parte en la actualidad de la Procuración General de esta provincia.

En términos similares cuestionó la Defensa la falta también de certeza en el informe técnico y el testimonio Richieri, sin que tampoco en este caso aquella parte,  haya propuesto una prueba para invalidarlos.

Esta última valoración que realizo no significa desconocer la responsabilidad probatoria del MPF ( arts. 72 y 309 del C.P.P.) y mucho menos aún invertir la carga de la prueba y con ello violentar el principio de inocencia del que goza el imputado. Se trata en cambio de asumir que en un proceso penal de corte adversarial y contradictorio  como el que nos rige, cada una de las partes – incluido por supuesto el imputado- debe aportar las pruebas suficientes para sostener la teoría del caso propia para poder confrontarlas con las de la acusación, sobre todo como en este caso, en el que la teoría defensiva  es palmariamente opuesta a la acusatoria.

Por todo lo precedentemente expuesto tengo por acreditado con el grado de certeza que exige esta etapa procesal que: Momentos antes de las  09:47 del 08 de mayo de 2017, Orestes Carlos CAPRIN conducía su vehículo automotor marca Citroen  C4 Lounge, dominio PAH-578 por la Ruta Nacional nº 35, en sentido de circulación Sur a Norte,  en el marco de un día soleado, sin restricciones a la visibilidad ni alteraciones en las condiciones de rodamiento que pudieran afectar la adherencia de los neumáticos, toda vez que la cinta asfáltica se encontraba en óptimas condiciones, habiendo sido recientemente reconstruida. A 72 metros hacia el norte del mojón kilométrico 233, Caprin  desplegando una maniobra imprudente y antirreglamentaria, ello es, circular con exceso de velocidad, sin prestar debida atención en el manejo de conducción al no guardar las distancias prudenciales con el vehículo que le precedía,  colisionó con el extremo delantero izquierdo de su vehículo, el lateral derecho de un carro transportador de rollos de fardo, y la parte de la camioneta que lo remolcaba – marca F-100, modelo 74, dominio UNS-773.  Este último vehículo iba conducido por Nicodemo Juan KLOSTER acompañado por su esposa María Teresa STORM. A consecuencia de la colisión descripta, se produjo el derrape y vuelco del rodado conducido por Kloster, como así la muerte de este último y de su esposa.

        Con lo que queda contestada la PRIMERA CUESTIÓN.

            SEGUNDA CUESTIÓN:

Efectuada la descripción fáctica en la CUESTIÓN precedente, corresponde analizar si la conducta del traído a juicio, es reprochable penalmente y en su caso qué calificación legal le correspondería.

En tal sentido adelanto que voy a coincidir con el encuadre jurídico que al respecto ha propuesto el Sr. Fiscal y la Querella por cuanto la prueba que se ha producido en esta causa, y sobre la que me he referido en la CUESTIÓN anterior, permiten claramente inferir que Caprin  -en las circunstancias de lugar, tiempo y modo puntualmente descriptas en párrafos precedentes- desplegó una acción violatoria al deber de cuidado que le era exigible,  lo que se entiende jurídicamente  como obrar culposo. Para ello me remito a la conocida definición “… la culpa se caracteriza por la falta de previsión del resultado o por su previsión no seguida de la observancia del deber de cuidado para evitarlo…” – FONTAN BALESTRA, Carlos y LEDESMA, Guillermo A., Tratado de Derecho Penal, Parte especial 1, 1º ed.actualizada y ampliada, La Ley, 2013, pág.167-

En efecto, el obrar de Caprin fue culposo toda vez que con imprudencia e incumpliendo normas que regulan puntualmente la acción de conducir un vehículo automotor ( Ley Nacional de Tránsito Nº 24.449- arts. 39, 50  y cc-)  asumió un peligro prohibido, previsible y evitable, que impidió se produjera  el resultado.

En este punto, es válido señalar que resultó inequívoca la relación de causalidad entre ese accionar imprudente y antirreglamentario desplegado por Caprin y el resultado dañoso producido, ello es, la muerte casi instantánea de Nicodemo Juan Kloster y María Teresa STORM.

Ello se infiere de los informes de autopsia realizados por el Dr. Juan Carlos TOULOUSE ( Prueba 20 ) (Prueba 21)  en los que se establece en ambos casos como causal de la muerte, hemorragia severa toráxica como consecuencia de traumatismo violento  en accidente de tránsito.

  Así es que el hecho se agrava en primer lugar, en los términos del art.84 bis, 1º párrafo del C.P.  por la mayor peligrosidad del medio empleado (vehículo automotor).

A ello se suma el 2º párrafo –último supuesto- de la misma norma legal, la pluralidad de víctimas fatales ( más de una persona).

Con relación al agravamiento de la conducta del imputado, coincido con la acusación en cuanto a que si bien quedó acreditado que Caprin al momento del hecho conducía con un exceso de velocidad que produjo a su vez una falla en el proceso de conducción que le impidió mantener el pleno dominio de su vehículo, no pudo acreditarse de modo fehaciente si el quantum de ese exceso se corresponde al menos con el mínimo del 2º párrafo del art. 84 bis del C.P., de allí que la acusación no incluyera también dicho agravante.

En definitiva considero entonces que el encuadre legal del accionar desplegado por el encartado corresponde al delito de Doble Homicidio culposo por la conducción imprudente, negligente y antirreglamentaria de un vehículo automotor ( art. 84 bis, 1º y 2º párrafos- último supuesto- del C.P.) (Ley Nacional de Tránsito Nº 24.449- art. 39, 50  y cc)  en perjuicio de Nicodemo Juan KLOSTER y María Teresa STORM.

                  TERCERA CUESTIÓN:

En este punto debo resolver la determinación, individualización y graduación de la pena en cuanto al monto y a la modalidad de la sanción a imponer, en orden al hecho y a la calificación que se ha tenido por acreditado en las CUESTIONES precedentes.

Para ello, tengo en consideración – en el marco de las pautas establecidas por los arts. 40 y 41 del C.P.- el conocimiento directo que he tenido del imputado en oportunidad de celebrarse la audiencia de debate oral, las características del hecho, la escala penal que en abstracto establece el art. 84 bis, 1º y 2º párrafos del C.P., como así el pedido de pena formulado por el Ministerio Público Fiscal y la Querella.

En ese marco de razonamiento, valoro tanto aquellas circunstancias agravantes que alejan la posibilidad de imponer al imputado el mínimo de la pena previsto en abstracto por el referido encuadre legal, en lo que hace al modo de ejecución de dicha sanción, como así aquellas otras atenuantes que permiten distanciarse no sólo del máximo de ese encuadre, sino también de lo requerido por la Querella.

En el primer caso, tengo presente fundamentalmente la extensión del daño causado, ello es, las secuelas provocadas en las víctimas directas e indirectas, como así las circunstancias particulares de este hecho, todas las cuales exceden las consideraciones  que fueran valoradas para resolver la CUESTIÓN anterior.

Al respecto señalo la significación afectiva que la pérdida de la vida de estas dos personas representa, ya que si bien eran mayores de edad existía respecto de ellos una expectativa de vida aún razonable. Ambos trabajaban en forma activa, el Sr. Kloster realizaba tareas rurales en un campo que arrendaba-el hecho se produjo precisamente en el marco de una actividad de ese tipo-  y la Sra. Storm era empleada en la comuna de la localidad. Y por supuesto la afectación de estas pérdidas humanas para todo el  grupo familiar, en particular para sus cinco hijas a quienes pudimos ver a lo largo de toda la audiencia atravesadas por un profundo dolor por lo ocurrido.

Por otra parte no pueden ignorarse  las circunstancias personales del encartado, por él mismo referidas e incluso ratificadas con testimonios prestados por su círculo de familiares y de amigos. Ello es su condición de conductor habitual en rutas, de extensa experiencia en el manejo por razones laborales, todo lo cual le exigía haber adoptado mayores recaudos para evitar riesgos de tamaña magnitud.

Esta exigencia se sostiene al reconstruir las circunstancias en las que se produjo el hecho a las que el propio Caprin se remitió, ello es, viajaba desde su lugar de origen con destino a esta ciudad donde comenzaría a realizar sus tareas bien empezada la tarde, con lo cual no existía urgencia ni premura alguna como para no haber circulado a una velocidad normal y con una constante atención al proceso de conducir. Eligió en cambio  hacerlo a una velocidad tal que lo llevó a instalar en esa escena,  un grave riesgo que le impidió evitar el trágico resultado.

Esta descripción que realizo sobre los agravantes que justifican  la imposición de una pena de prisión de efectivo cumplimiento, halla casi como único atenuante para alejarme del requerimiento de la querella, la ausencia de antecedentes criminales del encartado,  según se acredita con la Prueba 32.

En definitiva considero justo y equitativo imponer a Orestes Carlos CAPRIN  la pena de TRES AÑOS de PRISIÓN de EFECTIVO CUMPLIMIENTO  e inhabilitación especial por SEIS AÑOS, con costas ( arts. 40 y 41 del C.P.) (arts. 355,  474 y 475 del C.P.P.).

             En mérito a lo expuesto,

F A L LO:

            PRIMEROCONDENAR a Orestes Carlos CAPRIN –DNI  13.334.441, apellido materno MARCOLLA y demás circunstancias personales ya consignadas – como autor material y penalmente responsable del delito de Doble Homicidio culposo por la conducción imprudente, negligente y antirreglamentaria de un vehículo automotor ( arts. 45, 84 bis -1º y 2º  párrafos- último supuesto- del Código Penal ) ( Ley Nacional de Tránsito Nº 24.449- arts. 39 y 50 y cc –) en perjuicio de Nicodemo Juan KLOSTER y María Teresa STORM. a la pena de TRES AÑOS DE PRISIÓN DE EFECTIVO CUMPLIMIENTO y SEIS AÑOS DE INHABILITACIÓN PARA CONDUCIR TODO TIPO DE VEHÍCULO AUTOMOTOR EN LA VÍA PÚBLICA QUE REQUIERA HABILITACIÓN POR PARTE DE AUTORIDAD COMPETENTE, con costas (arts. 40 y 41 del C.P.) (arts.  355, 474 y 475 del C.P.P.).

 SEGUNDO: HACER SABER la inhabilitación dispuesta en el punto PRIMERO a la Dirección de Municipalidades de esta provincia, y por su intermedio a quien corresponda, a la Dirección de Tránsito y Transporte de la Municipalidad de Santa Rosa, al Registro Provincial de Antecedentes de Tránsito (R.E.P.A.T.) de esta provincia, y al Departamento de Operaciones Policiales Provincial ( D.3).

TERCERO: Firme que se encuentre la presente resolución, procédase a la INMEDIATA DETENCIÓN de Orestes Carlos CAPRIN, quien en ese acto deberá hacer entrega de su licencia para conducir, la que quedará secuestrada en la Oficina Judicial de Santa Rosa (L.P.).

CUARTO: Protocolícese, notifíquese y cúmplase con la Ley 22.117.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

Recomendado para vos